top of page

EDITORIAL

Por Judith Crocker

Votar en base a ideas, programas y medidas que nos beneficie a todos, no en dos personas

Desde que nacemos, crecemos y nos desarrollamos en el seno familiar normal, nos educamos, aprendemos valores, respeto, disciplina, y cómo enfrentarnos a la vida que tenemos por delante. Todo eso lo hacemos y logramos desde nuestros hogares, como un equipo. De allí, nos juzgarán como la familia que conformamos, no por uno o dos miembros de la familia. Situación similar la vemos en compañías donde lo que nos motiva aplicar es lo que hacen, su estrategia, ambiente laboral, y beneficios que podamos lograr y hacer crecer nuestra profesión. Tampoco tomamos una decisión en si nos gusta o no la persona que nos contrata para el cargo. Igual ocurre cuando formamos parte de cámaras de comercio, grupos de networking, clubes, Iglesias, religiones y tantas agrupaciones que existen en el país. Lo que buscamos es ver qué nos ofrecen, cuál es su misión, que tan estable son, si cumplen o no sus objetivos, y cómo puede beneficiarme a mi, y a otros en la comunidad.

Imagínense a nivel de campaña electoral donde hay todo un engranaje de cerebros preparando un plan de puntos estratégicos de los temas que mas afectan al ciudadano de a pie, cuidando cada detalle en el momento de aplicarlos, y siempre, siempre pensando en el beneficio de la clase trabajadora, la que día a día se levanta a laborar. Es realmente medir el sentir de un pueblo que desea vivir rodeado de oportunidades, contar con los recursos necesarios para su salud y poder rendir en su trabajo, el proteger el Seguro Social y el Medicare, bajar el costo de vida para las familias, proteger el derecho al voto que nos da el poder de elegir, tener un país donde se sigan respetando las leyes, el resultado de las elecciones y vivir en armonía, tener una democracia estable, sentirnos libres y sin armas que nos ataquen. Allí, y basado en esos programas es donde el votante tiene que enfocarse, no en una u otra persona, más bien en el programa de gobierno en el que el equipo que trabaja en la campaña de ese candidato, ha venido enfocándose.

La educación que tenemos que recibir como votantes es vital para elegir bien. Basemos entonces nuestra elección escogiendo el plan, los programas y las medidas que el equipo de ese candidato ha preparado pensando en las necesidades y urgencias de todos en el país. No se fijen en individualidades. Lean cuidadosamente y sin egoísmo cada línea y piensen en lo que más conviene cuando se vive en democracia y libertad

Somos una nación de 336 millones de personas, conformada no solo por nativos sino también por otras tierras en el planeta, hablando lenguas de otros países. Cuando llegue el momento de votar, piense profundamente a quién va a escoger y cómo su voto no solo afectaría su propio futuro, sino también el de los demás, tanto en el país como alrededor del mundo.

¡El voto nos da el poder de elegir!

bottom of page