Editorial

¡Cambie el dial!

No siga información
falsa y conspirativa

Desde que tengo uso de razón, la radio ha sido mi compañía día y noche. Sus noticieros, con aquella información que hace eco en nuestros oídos, se nos quedan grabados como tinta indeleble y los compartimos con gente de nuestro entorno. Así pasa también con la música, la pegajosa, esa que tanto radian y tarareamos por días.
Pero lo que realmente me lleva a escribir sobre la radio, con especial énfasis en las de Miami en español, es el despliegue preocupante de noticias, sobre todo a nivel politico, cargadas de desinformación, mentiras, calumnias y conspiraciones, que se están transmitiendo en el sur de la Florida. Una cosa es militar y defender la doctrina de un partido político, y otra es elevar y divulgar falsedades sobre el partido opositor o persona sin una base sólida, sostenida y de fuentes fidedignas. Como dicen por alli, una mentira tan repetida e insistida puede terminar en creerse verdad.
Desde hace varios meses se viene ventilando con preocupación en los programas televisivos en inglés la alarmante situación de los noticieros en la mayoría de las emisoras radiales (A.M) de Miami en español, con tanta desinformación política sin fundamento y que mantiene en una cápsula al grueso de la población hispana que por la barrera del idioma los escucha por no tener otra opción.
La veracidad en el mundo de las noticias y lo que vivimos día a día es lo que nos permite educarnos más sobre este país y avanzar, pero lamentablemente el descaro e insistencia en lanzar afirmaciones sin base ni investigadas es lo que está confundiendo a ese oyente con limitaciones hacia otras fuentes noticiosas de credibilidad. 
Solo den un vistazo al ramillete de barbaridades sobre el resultado de las elecciones presidenciales de 2020 y todo ese despliegue de falsedades de un supuesto “robo” en el proceso electoral, (y otras tantas mentiras) para que analicen lo grave de esas acusaciones que la radio, sobre todo las de este Estado, repiten y repiten, generando un eco en la comunidad hispana. 
Y lo más insólito es que periodistas (algunos de ellos) con carreras universitarias, graduados, y que pasaron por un aprendizaje de veracidad en las noticias e investigación en sus países de donde salieron, estén cayendo tan bajo, arrastrados por una creencia política barata, de insultos, acciones y conducta dictatorial.
Y me pregunto si acaso esos periodistas y sus oyentes vinieron huyendo del régimen de dictadura en sus países de origen buscando libertad, o si en el fondo prefieren escoger el sistema que los hizo salir, al verlos comulgar con una figura cargada de mentiras, comportamiento dictatorial, sin principios, y equivocada.

Estimados lectores, les recomiendo escuchar National Public Radio WLRN 91.3 F.M para una mejor documentación y educación política. Igualmente los invito a seguir nomasdisinfo.com con información en inglés y español, basada en hechos, no en fantasías ni conspiraciones.
Microfono.png
Unámonos para crear en Broward una emisora de radio en español que nos represente, refleje y defienda la democracia de este bello país que nos recibió.