Desde mi Ventana

por Mercedes Moresco

En medio de esta cuarentena que en Florida ya no es tan obligatoria como electiva, hemos aprendido a ser responsables con nuestra libertad.

Tiempo de pensar

Cuando pienso en el tiempo que ha pasado desde el 13 de marzo hasta ahora, me cuesta creerlo. Y no es solo cuestión de días, semanas o meses. Se trata de algo más, se trata de una suerte de tiempo detenido que a la vez avanza pero en otro sentido. No hacia adelante ni hacia atrás sino más bien en círculos.

Así por lo menos lo estoy experimentando personalmente, y no es que me falte trabajo ni mucho menos. pero es esto de estar en casa y no salir, esta sensación de días repetidos que se suceden, este fin de semana que llega pero sin pasear ni ver amigos  y es como si fuera otro día cualquiera de la semana. 

En mis clases suelo repetir la rutina de escribir la fecha, como un preso en una celda que va contando los días, solo que pareciera que la condena no tiene fecha de liberación. Mis alumnos tampoco saben en qué día estamos, aunque alcanzan a vislumbrar el mes.

Pero a la vez, la verdad es que también he disfrutado del encierro, de tener a todos mis hijos en casa, de las charlas, de los juegos, de la convivencia amena que estos días nos han traído. Y aunque se hace largo y cansador para todos, en mi familia le hemos encontrado la vuelta a vivir en medio de la pandemia. No sin extrañar las salidas, los amigos, los paseos, y con muchas ganas de reiniciar una vida normal pronto, pero tratando de sacar fruto de este tiempo que sin dudas y ojalá no vuelva a repetirse.

En medio de esta cuarentena que en Florida ya no es tan obligatoria como electiva, hemos aprendido a ser responsables con nuestra libertad. A entender que el otro puede contagiarme pero yo también puedo contagiar, y que mi libertad de verdad termina donde empieza la del otro. Y sin juzgar lo que hacen o dejan de hacer los demás, tomamos decisiones que nos permiten seguir viviendo, o conviviendo, con este virus que ha puesto al mundo entero de cabeza, cuestionando nuestra misma forma de existir. 

Ahora, en este ahora en que el fin del encierro parece alejarse aun más, en que el tiempo es un círculo que gira alrededor del calendario, en que no hay planes, ni viajes, ni vacaciones sino un continuo seguir adelante, es un buen momento para reflexionar, en ese movimiento circular que el pensamiento tiene. Y no dudo de que así, pensando en círculos, hallaremos pronto el hilo que sujeta Ariadna afuera del laberinto.

Contáctenos: E-mail: enusanews@aol.com / Teléfono: 954-394-6230