Desde mi Ventana

por Mercedes Moresco

Si nunca has participado en un taller de escritura, es hora de que te animes a hacerlo.

Taller de escritura

Este tiempo de pandemia, de encierro y de recogimiento, ha hecho que mucha gente se vuelque a escribir y los talleres en todo el mundo han proliferado.
Si nunca has participado en un taller de escritura, es hora de que te animes a hacerlo. Si te gusta leer y escribir en español, si quieres expresarte mejor o simplemente poner tus ideas en una hoja, la práctica diaria y la interacción con otros que escriben te ayudará a mejorar tu escritura. Lo digo por experiencia propia. 
Desde chica comencé a escribir. Estudié Letras en Buenos Aires y eso amplió mi visión del mundo y la literatura universal. Asistí a muchos talleres con excelentes escritores que me ayudaron a pulir mis textos. Luego comencé a dar mis propios talleres. Solía dictar varios talleres en Argentina y continué haciéndolo a mi llegada a Estados Unidos en grupos privados o públicos ofrecidos por las Bibliotecas de Broward o la feria del Libro de Miami. El intenso trabajo de la escuela de español me alejó un tiempo de mis propios talleres, pero el 2020 y la pandemia me regaló horas extra, así que aproveché.
Hace un tiempo decidí volver a ofrecer el taller de escritura para jóvenes y adultos con este lema: para escribir, corregir y escribir mejor. La idea es ofrecer un espacio para aquellos interesados en seguir escribiendo en español y compartir con otros esta tarea.
Sucede que el oficio de escribir es necesariamente solitario, entonces viene muy bien tener un lugar de encuentro con la escritura de otros, donde cada uno puede a su vez leer y leerse, escuchar y escucharse, corregir y corregirse.
¿En qué consiste el taller? Muy sencillo. Nos reunimos una vez por semana, por zoom, y cada tallerista comparte un texto propio. Entre todos lo comentamos. Es realmente muy interesante escuchar la opinión de los demás, las interpretaciones, las frases que más les llegan a los otros lectores y las que no les gustan tanto. Para participar del taller hay que saber escuchar, además de leer.
También compartimos y leemos a otros escritores, nos nutrimos de grandes autores que nos sirven de ejemplo y de inspiración. En cada taller damos una consigna de escritura que sirve para seguir escribiendo en la semana. Aunque, como digo, la consigna es una excusa. Cumplirla o no, también. Lo importante es escribir, y seguir escribiendo. 
¿Hace falta ser un escritor para participar? Para nada. A escribir se aprende escribiendo, así que solo hace falta poner lápices a la obra. 
Hoy en día, la capacidad de generar los propios contenidos es una habilidad muy buscada en el mundo laboral, en esta era tecnológica rodeada de redes sociales, sitios web y correos electrónicos. Porque todos podemos pensar, tener ideas maravillosas, pero del pensamiento al papel hay un verbo que se llama escribir y consiste simplemente en eso: comunicar un pensamiento por escrito. Y los que tienen habilidad pueden hacer una gran diferencia en cualquier actividad que emprendan. 
Si todavía tienes dudas, curioso lector, escríbeme.