Desde mi Ventana

por Mercedes Moresco

La sensación general es de un gran vacío, no de contenidos o de curriculum, sino de un componente esencial de la escuela: la socialización. 

Una nueva forma de enseñar, 
una nueva forma de aprender

Hemos comenzado el año escolar y todos los padres nos enfrentamos a la misma situación: la escuela en casa. En los meses que siguieron a marzo, la situación fue un más bien “terminemos el año, hagamos un último esfuerzo, solo quedan dos meses”, y cada maestro desde su aula buscó la mejor manera de cerrar su ciclo lectivo, con la idea de comenzar el nuevo de manera presencial.
Pero no fue así. Ha llegado agosto y aun la escuela pública no abre sus puertas. Los chicos toman clases durante horas frente a la computadora, con tareas y actividades que sus maestros les asignan. 
La sensación general es de un gran vacío, no de contenidos o de curriculum, sino de un componente esencial de la escuela: la socialización. 
En la generalidad de las clases los chicos están con el micrófono y las cámaras apagadas y es realmente muy extraña la sensación de hablar frente a un grupo de estudiantes completamente mudos. Así como los profesores en clases presenciales les pedimos silencio, en las clases virtuales les pedimos que hablen, que participen, que se animen a encender el micrófono y decir algo. Escucho las clases de mi hija en Middle School y sufro cuando escucho a los profesores pedir por favor que alguien se anime a participar, a decir su opinión, a contestar una pregunta.
Es que estamos frente a una nueva forma de enseñar, y una nueva forma de aprender. Y ni maestros ni alumnos estamos totalmente preparados para ello. El tiempo será nuestro maestro, como siempre.
En cuanto a mis clases en la escuela de español, la situación es un poco diferente. Por empezar, desde marzo hemos decidido trabajar con grupos pequeños, divididos por edad y por nivel, donde todos tienen las cámaras encendidas y los micrófonos abiertos. 
Si nuestro objetivo es que los alumnos hablen el español de manera espontánea y natural, necesitamos esos micrófonos y cámaras prendidos. 
En estos meses de verano nuestros alumnos han tomado clases de cocina en español, han escrito guiones de películas, han aprendido a  darles movimiento,  a leer cuentos clásicos y luego actuar como el lobo o los tres cerditos y hasta tomar un avión y viajar por el mundo en apenas dos horas. 
Al finalizar el verano, muchos se despidieron con tristeza del grupo y hasta quisieron compartir sus números de teléfono. Se hicieron amigos a pesar de la distancia de la pantalla. Quebramos el hielo. 
Con ese mismo espíritu lúdico es que retomamos el ciclo lectivo 2020-2021, porque creemos que jugar es la mejor manera de aprender un idioma cuando somos chicos, y hacer amigos en la pequeña aula de español en línea parece ahora hasta un poco más fácil. 
A todas las familias con hijos en la escuela, les deseo un feliz comienzo de año, porque siempre es una alegría empezar de nuevo el camino del aprendizaje, sea de la forma que sea. 

Contáctenos: E-mail: enusanews@aol.com / Teléfono: 954-394-6230