Política

por Luis Miranda

Cordura Versus Fascismo Circense

Luego de dos semanas observar el espectáculo virtual de las convenciones políticas encaminadas a las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre en los Estados Unidos, podemos sacar algunas conclusiones generales que nos permitan ver las diferencias de las propuestas y las agendas respectivas de los dos partidos tradicionales que se han turnado el ejercicio del poder político en esta nación, modelo de democracia inspirada en la Grecia antigua y luego en el derecho romano y las ideas liberales de la revolución francesa, libertad, igualdad y fraternidad.
La historia de los Estados Unidos esta signada fundamentalmente por la controversia sobre la esclavitud como sistema económico, social y político y generó una de las guerras más fieras y violentas de la historia, la llamada guerra de secesión que duró 4 años y que produjo alrededor de 800.000 muertos y la cual fue ganada por Abraham Lincoln y sus seguidores lo que condujo a la eliminación del esclavismo.
Sin embargo, los confederados que estaban a favor del esclavismo, a pesar de haber sido derrotados dejaron una herencia de odio racial que ha sido muy difícil de superar, siendo que hace apenas unos 60 años tuvimos que vivir serios y graves enfrentamientos raciales conocidos como las luchas por los derechos civiles que fueron encabezadas por el prócer Martín Luther King, quien pago con su vida por conseguir el respeto para los de su raza.
Pero además de los negros traídos a la fuerza en las épocas del esclavismo, durante los últimos dos siglos ha habido una serie de migraciones de diferentes parte del mundo, de manera que la composición étnica de los Estados Unidos es una mezcla muy variada de personas provenientes de cientos de países alrededor del mundo y ellos han traído sus tradiciones, sus culturas, sus lenguas, etc. y así se han hecho parte fundamental del país. Quizás la riqueza más importante de los Estados Unidos consiste en esta diversidad. Está además científicamente probado por sociólogos y economistas respetables que los inmigrantes contribuyen de manera fundamental al crecimiento económico general del país en todos los sectores desde la agricultura y la construcción hasta los más sofisticados centros de investigación médica y espacial siendo su aporte fundamental para exitosos proyectos en la cura de enfermedades así como en la carrera espacial.
Por tanto, la agenda republicana que trata de aprovecharse de los sentimientos racistas y las negativas aproximaciones a rescatar un pasado esclavista, supuestamente derrotado desde 1865, no se compadece con las necesidades actuales de un país vibrante en medio de la globalización donde las mal llamadas minorías, muchas de las cuales en muchas comunidades son mayorías, hacen parte estructural del desarrollo exitoso de la vida social, política y cultural de la nación.
Desconociendo la ciencia, aferrados a ideas prejuiciosas y mintiendo de manera descarada los republicanos pretenden mantener una agenda fuera de tiempo, que va en contravía de las necesidades reales del mundo actual que exigen asumir responsabilidad por problemas como el recalentamiento global, buscando e implementando energías renovables acordes con la imperiosa necesidad de salvar los océanos y las fuentes naturales de agua, para citar, apenas dos ejemplos de la larga lista de tareas conducentes a salvar el planeta de una destrucción que conllevarían la destrucción de la humanidad como tal.
El espectáculo de las dos convenciones marca dos visiones diferentes de nuestra realidad.
Por un lado los demócratas con un discurso coherente denuncian las razones por las cuales la administración Trump nos ha fallado a los estadounidenses. Para comenzar 200.000 muertos por una pandemia que hubiera sido posible prevenir si el señor Trump no hubiera desmantelado totalmente los departamentos científicos que Obama-Biden habían dejado instalados para prevenir pandemias, etc.
El recrudecimiento de un racismo descarado que ha aumentado la brutalidad policía y provocado el surgimiento del movimiento “Black Lives Matter” que traduce “Las Vidas de los negros importan, tienen valor, son iguales a las de los blancos. Este movimiento por supuesto incluye las vidas de los latinos quienes hemos sido por décadas también víctimas de la brutalidad policíaca y por la impunidad para oficiales y patrulleros que se han aprovechado de su poder y han asesinado sin remordimiento a miles de personas durante décadas. Esto debe parar ya. Es absurdo que en pleno siglo XXI no contemos con una policía profesional que conozca sus límites y sepa que no se puede andar disparando como si estuviéramos jugando virtualmente en una pantalla de televisión. La secuela de muerte y dolor que ha dejado el abuso policial es una mancha muy grande para la historia de los Estados Unidos y contradice los principios democráticos y las bondades que pregonan en las campañas publicitarias el sueño americano como la gran panacea de la democracia moderna y ejemplo para otras naciones.
El señor Trump y su administración han promovido el racismo, desconocido los límites del trato respetuoso a los opositores políticos, violentando la dignidad de funcionarios de la rama judicial con perdones exagerados y politizados de personajes indeseables e incluso de un criminal de guerra condenado por un tribunal militar.
Finalmente la aparición de la primera dama vestida prácticamente con un uniforme militar de la Era soviética para defender a su esposo a quien repetidamente se niega siquiera a darle la mano en público y el discurso evangelista de Mike Pence, visión religiosa que no respeta la independencia de la no interferencia de la religión en el Estado y que  hacen que la Convención Republicana haya dejado de ser la presentación de un Partido Político para convertirse en un Circo de tipo fascista muy al estilo de las campañas electorales de Hitler que precedieron la Segunda Guerra Mundial. Mirando la base popular de Trump y su fanatismo ciego, dispuestos a Votar sin Pensar, no sería extraño que estuviéramos Ad Portas de la Tercera Guerra Mundial.
Ojalá la cordura, la sensibilidad y el talante humanitario y respetuoso de quienes hicieron la Convención demócrata se imponga entre los electores en Noviembre y no tengamos que asistir al fin de la Democracia estadounidense como corolario del fin de la Civilización Occidental.

Contáctenos: E-mail: enusanews@aol.com / Teléfono: 954-394-6230