Mujer Nueva

Por Noris Capin

Siento en mi alma una tristeza de muerte. Quédense ustedes aquí, y permanezcan despiertos conmigo.

Mateos 26:38

Conoce a tu Alma

Queridas amigas en el Señor:
Estamos viviendo tiempos de cambios, de descabelladas ideas. El ser humano suele ser diferente, se han transformado en autómatas y maniquíes que siguen al pie de la letra la frialdad que les aguarda. Estamos en una época en que todas atendemos más el sonido del teléfono que al rumor del alma, a la bulla estridente de la radio que al susurro del espíritu y el bombeo honesto del corazón.
Estamos atadas a una especie de sordera espiritual, a una mudez virtual que quiebra los muros de la existencia y, como consecuencia, hemos perdido el hábito de hablar, de escuchar y si, si, de reír. Ya casi nos queda conversar por seña o representar en mímica lo que deseamos decir para comunicarnos. No es justo. 
No es justo porque tenemos la condición de manifestar hasta el fin de nuestros pensamientos y aspiraciones la vida. Si eso no sucediera, es porque hay una soledad interna que convive en el alma y no permite expresarnos de una manera correcta, delicada o civil. Tampoco somos sinceras con nosotras mismas.
¡Despertemos a nuestras almas y no dejemos que se oscurezcan y se llenen de óxido los contornos de nuestra piel! No permitamos que se desperdicie la esperanza y la realidad de la vida a través del bullicio o el silencio que existe en este mundo. 
Hagámonos amigas de nuestro propio ser, ya que nosotras, sin saber, estamos inutilizando el estar en contacto con nuestras mentes y no le estamos dando al espíritu la oportunidad de comunicarse, de participar, de anunciar y declarar cómo nos sentimos. Hay algo más dentro de nuestros cuerpos que se llama ALMA y hay que conocerla para poder aprender a estar en contacto con ella.
Dios ha puesto el alma dentro del hombre para la salvación de la existencia. Imagínense si no tuviésemos alma ¿Cómo podríamos testiguar que existe la bondad y los sentimientos, las ideas, la sensación de paz y concordancia que reina en nuestro ser? ¿Fuésemos nosotras capaces de reconocer quiénes somos y saber por qué hacemos las decisiones que hacemos sin la ayuda del alma que nos dice la pura verdad? ¿Es que acaso hemos perdido a nuestro "yo" dentro de los compromisos, los problemas y las situaciones de dolor? 
¡Despertemos a nuestras almas y desempolvemos, con el Espíritu de Dios, avivemos los recovecos que están dormidos en los ámbitos y rincones de nuestro ser! 
No hay que temer al mirar dentro del alma -que es el espejo del ser- tú y yo. Es algo indispensable sentir que podemos reconocerla y examinarla y, aunque no se puede tocar o verse a simple vista, el alma se siente vibrar dentro del cuerpo y nos advierte que existe su palpitar. 
El alma del ser humano no entiende de pesadeces ni de aburrimientos, ni de impertinencias o pesadumbres. Para el alma todo tiene que ser perfecto, verdaderamente simple, sin complicaciones y sin obstáculos. Todo estorbo que se presenta entristece al alma, toda iniquidad y tropiezo la lleva a la tumba, la conduce a consumir la hiel y la deja lisiada por siempre. 
Es por eso que hay que cultivar el don del entendimiento íntimo, la virtud de conseguir que el alma sea el altar de nuestro cuerpo -el cuerpo de Cristo- para protegerla de los maltratos y azotes de la vida. Nuestras acciones son un acto de fe que solidifican la dicha personal, la complacencia, el optimismo, el bienestar del espíritu tanto que, de repente, se siente la paz que absorbemos por medio del alma que nos dice es hora de honrarla y alabarla como la imagen misma de Dios que vive en nosotras.
Dice la Palabra de Dios: Tengo mucho más que decirles, pero en este momento sería demasiado para ustedes. Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que van a suceder. Juan 16:12,14

Si desean leer más de mi libro ¡MUJER, LEVÁNTATE! el mismo está disponible en la librería de la Iglesia San Isidro situada en: 2310 Martin Luther King Blvd, Pompano Beach, Florida 33069. Lo pueden encontrar al igual en Ebay bajo la descripción Mujer levántate y en Amazon, reflexiones de apoyo y crecimiento para la mujer, categoría: Books. 
Muchas gracias.